Rabo de toro

Recetas con carne de toro

Rabo de toro

El toro de lidia no solo sirve para las corridas de toros, su carne, en especial su rabo, es un manjar típico del sur que se puede cocinar de varias maneras.

La cola se corta en varias secciones, y cada sección tiene una rabadilla con un poco de médula en el centro, y una porción ósea de carne rodeando la cola.

El rabo de toro requiere un largo tiempo de cocción ya que tiene mucho músculo y grasa, por lo que es perfecta para estofar.

Y aunque antiguamente se consideraba una comida humilde debido a que eran los despojos del animal, ahora el rabo de toro se puede degustar en los mejores restaurantes.

Desde nuestro blog, queremos dar a conocer esta carne tan apreciada, dando a conocer las recetas más populares y emblemáticas elaboradas con carne de toro o buey, para que las puedas elaborar desde casa.

Cómo hacer Rabo de toro

El rabo de toro es un guiso cordobés que se elabora con el rabo de los toros de lidia o las vacas. Es perfectamente seguro de comer, y una cola pesa entre 1-1.5 kilos.

El rabo de toro se puede cocinar de 3 maneras diferentes. En una olla de cocción lenta, en una olla a presión o en el horno. Al ser una carne dura olvídate de asarlo en la plancha o en la barbacoa. Lo ideal es que se haga lentamente sumergido en un líquido.

Cómo hacer Rabo de toro

El plato tarda varias horas en hacerse en el caso de la olla lenta y el horno, en la olla a presión se puede hacer bastante más rápido.

Este plato es muy típico de nuestra gastronomía, al igual que las Zamburiñas de Galicia. En este artículo tienes otra receta muy típica de aquí, un sabroso arroz con bogavante.

Ingredientes

  • 1,5 kilos de rabo de toro, troceado
  • Harina+sal+pimienta negra
  • 2 cucharadas de aceite de oliva
  • 12 chalotas, peladas
  • 4 dientes de ajo, machacados
  • 250 ml de vino tinto
  • 500 ml de caldo de carne
  • 4 cucharadas de salsa de tomate
  • 3 cucharadas de azúcar moreno (opcional)
  • 1 hoja de laurel
  • 1/2 cucharadita de tomillo seco
  • 1/2 cucharadita de albahaca seca
  • 1/2 cucharadita de perejil seco

Instrucciones

  1. Precalienta el horno a 180° C, sin ventilador con calor por arriba y por abajo.
  2. Elimina el exceso de grasa de la carne del rabo de toro. Pasa la carne por una mezcla de harina, sal y pimienta negra y elimina el exceso.
  3. Pon una sartén a calentar a fuego medio con las 2 cucharadas de aceite de oliva. Cuando el aceite esté caliente, agrega la carne y deja que se dore por cada lado. Dale la vuelta de vez en cuando para que vaya cogiendo color por todas las partes.
  4. Saca la carne dorada a una fuente grande apta para el horno y añade las chalotas y los dientes de ajo pelados. Vierte encima el vino y el caldo.
  5. Por otro lado, mezcla la salsa de tomate con el azúcar para neutralizar la acidez y añade la mezcla de tomate a la fuente del rabo de toro.
  6. Incorpora las hierbas aromáticas y revuélvelo todo. Introduce la fuente en el horno precalentado durante 1 hora. Después de ese tiempo, reduce la temperatura a 150° C, y continúa con la cocción durante 2 horas más.
  7. Para obtener los mejores resultados, apaga el horno y deja que se vaya enfriando durante toda la noche. Cuando enfríe, introdúcelo en la nevera para que se marine. Después recaliéntalo y no olvides retirar la hoja de laurel antes de servirlo.

Más Rabo de toro

Carne al toro

El plato de hoy se llama carne al toro porque antiguamente se usaba carne de toro para elaborarlo, pero la receta fue evolucionando, y hoy en día el guiso al toro sirve para denominar una forma de cocinar la carne.

Preferiblemente se utiliza carne de vacuno (pero también se puede hacer con ternera o cerdo), con diferentes verduras y vino.

Leer completo

Rabo de buey

¿Alguna vez has comido rabo de buey? Mucha gente lo evita al ser una pieza de casquería, y mucho no saben ni que se podía comer, lo que es una lástima.

Si quieres saber cómo sabe el rabo de buey, piensa en unas costillas de ternera estofadas, pero con más sabor aún, así tendrás una idea de por qué los que comemos rabo de buey nos volvemos locos cuando pensamos en ello.

Leer completo

Rabo de toro estofado

Para hacer un buen guiso, son necesarios dos elementos imprescindibles gelatina y hueso; y la concentración más alta de estos dos está en el rabo o la cola. Por eso este rabo de toro estofado es el guiso perfecto.

El rabo de buey produce unos guisos más tiernos y con más cuerpo, ya que cada segmento de la cola es un pequeño centro desde el cual se irradian rayos de carne, hueso y gelatina.

Leer completo

Rabo de toro a la cordobesa

El rabo de toro se prepara desde la época romana, pero no es hasta el siglo XIX cuando esta receta cobra popularidad en los fogones cordobeses.

Inicialmente era una comida de gente humilde, ya que el rabo era lo que sobraba de la res; pero poco a poco se fue convirtiendo en uno de los platos más emblemáticos de Córdoba.

Leer completo

Cola de toro en olla express

Esta receta de cola de toro es un plato clásico de Jerez, una receta que se cocina a fuego lento y que requiere un largo tiempo de cocción, ya que el rabo de toro es un corte duro, pero la recompensa son unos sabores ricos y robustos.

Aunque hay que tenerlo bastante tiempo cociendo para que se ablande, con la olla express el proceso de cocción se reduce bastante, por lo que se suele hacer a menudo con esta herramienta.

Leer completo

Prohibir los toros no compensa

Prohibir las corridas de toros en España no compensa. De hecho el estado perdería de manera estimada 3,6 billones de euros, según los datos de la Asociación Nacional de Organizadores de Espectáculos Taurinos (ANOET).

Las cifras, citadas por Europa Press, se basan en las 6,1 millones de entradas vendidas el año pasado, así como los 199.000 trabajos y 57.000 puestos directamente relacionados con la tauromaquia.

Solamente Madrid se enfrentaría a una pérdida de 244 millones de euros en los ingresos si prohibiera las corridas de toros: 232 millones se perderían indirectamente mientras que 12,2 millones se perderían directamente.

Leer completo

Cómo son las corridas de toros

Parece difícil de creer que en esta supuesta era civilizada, un espectáculo sangriento y cruel siga floreciendo en España y en otros países. Las corridas de toros son una barbarie que se deberían de haber prohibido como las batidas de osos y de otros animales.

Es difícil entender cómo las muchedumbres pagan dinero y sienten placer al ver un pobre animal (que nunca les ha hecho ningún daño) morir tras varios minutos de sufrimiento. ¿Cómo puede alguien cantar olé al clavarle una banderilla al toro que está atormentado por el dolor?

Leer completo